14 1de4 13

Desciende para ser honrado el Santo Niño Jesús de las Maravillas en La Quemada

Martín Rojas Arroyo

Con singular devoción, miles de católicos (unos diez mil) de las distintas partes de México, Estados Unidos y la comunidad de La Quemada, Gto., perteneciente al municipio de Salvatierra, este domingo 29 de octubre, participaron en la solemne Eucaristía presidida por el Obispo Auxiliar de Morelia, Mons. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, para acompañar en su tradicional descendimiento al Santo Niño Jesús de la Maravillas, quien lo hizo a través de una rampa colocada en un barco, desde lo alto de su camarín, hasta llegar al pie del altar; ahí permanecerá durante 15 días y regresa al mismo lugar el próximo 12 de noviembre. Mientras bajaba la imagen del Niño de las Maravillas 10 niños y niñas del catecismo con vestimenta purépecha bailaban la canción de “El Pescador” llevando consigo pescados como signo de cosecha de hombres para predicar el Evangelio en nombre de Dios.

 Cabe destacar que desde el 20 al 28 de octubre se preparó un programa de actividades, que comenzó a las 5 de la mañana con el Rosario de Aurora, contando con la participación de los tres barrios y las cuatro comunidades que forman parte de esta parroquia.

 Durante la homilía, el obispo auxiliar de Morelia Don Víctor Alejandro Aguilar Ledesma manifestó: “Hoy nos reunimos para darle gracias a Jesús Nuestro Señor en esta hermosísima adoración tierna del Santo Niño de las Maravillas; para darle gracias por todos sus beneficios. La Iglesia nos invita a reflexionar sobre el amor, un amor que con alegría divina se transforme en obras. El Señor Jesucristo nos presenta los dos polos de nuestro amor: Dios y el prójimo. Si no amamos a nuestro prójimo, especialmente en los más necesitados, nuestro amor a Dios es pura palabrería y una refinada forma de egoísmo. Jesús, el Maestro, el Pescador, nos invita hoy a que le echemos las redes para pescar en favor de los más débiles. La pesca tiene que ser grande cuando confías en Dios. Jesús preparó a los apóstoles y les enseñó su amor y todos estamos llamados a construir un reino de amor”.

 En este acontecimiento también fue bendecida la imagen en réplica elaborada por el escultor Cuauhtémoc Soto, que se utilizara para acompañar las peregrinaciones y no dañar la original que data del siglo XVII; misma que fue tallada en madera de cedro rojo con aplicación de óleo, y en el acabado porcelanizado se utilizó una técnica antigua para restaurar arte sacro.

 Es importante señalar que el 31 de octubre, a las 6 de la tarde, acompañados de su párroco P. José Hernández Castillo, se llevó a cabo una “Marcha por la Paz”, donde toda la gente vestida de blanco recorrió las comunidades de Ojuelos, Rancho de Guadalupe, La Magdalena, Los Negros y La Quemada, y concluyó a las 8:30 pm con la Santa Misa en su parroquia.

 El día de la fiesta, a las 6 de la mañana, le fueron cantadas las “mañanitas” con banda; más tarde, a las 10 horas, se celebró una Misa por el pueblo; y a las 7 de la noche, Santa Misa por todos los bienhechores; para culminar con un gran baile, quema de fuegos de artificio y castillos en el atrio parroquial.