taranda

Martín Rojas Arroyo

La víspera de la fiesta patronal fue dedicado el templo y el altar de la Parroquia de Santiago Apóstol de Tarandacuao, Gto. –erigida en 1985 por D. Estanislao Alcaraz–, lo cual fue motivo de alegría y acción de gracias por parte de los sacerdotes y fieles de esa comunidad. La solemne Eucaristía de dedicación la presidió el Sr. Obispo Auxiliar de Morelia D. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma a las 19:00 horas, acompañado del Párroco Fr. Javier  Gordillo Arellano, OFM, y otros siete frailes, con la presencia de autoridades municipales encabezadas por el Alcalde José Villagrán García.

Bajo el altar, dentro del rito se depositaron las reliquias de los Beatos Fr. Federico Bachstein y compañeros mártires, Ludovico de Casoria, Franciscanos Menores que padecieron el martirio el 15 de febrero de 1661, en el Convento Franciscano de Nuestra Señora de los Nieves, en Praga, también un trozo del talar de San Juan XXIII –quien era Terciario Franciscano– y de San Juan Pablo II. Estas reliquias fueron concedidas a esta iglesia parroquial en ocasión de su Dedicación, por Fr. Giovanni Giuseppe Califano, OFM., Postulador General de la Orden de los Frailes Menores, con beneplácito y aprobación del Ministro General Fray Michael Anthony Perry, OFM. Con las Reliquias, se expresa que todos los que han sido bautizados en la muerte de Cristo, y especialmente los que han derramado su sangre por el Señor, participan de la pasión de Cristo.

Por su parte, el Obispo Víctor Alejandro felicitó a la comunidad de todo corazón por el esfuerzo, el trabajo y la belleza con lo que han hecho las cosas: “Cada uno de nosotros tenemos una misión, ahí donde el Señor nos siembra, ahí tenemos que florecer y dar los frutos que el Señor nos pide. Que Dios los bendiga y la Virgen María los proteja y que el Apóstol Santiago sea su protector y el alma de esta comunidad”, concluyó.

Finalmente, Fray Javier Gordillo, en su calidad de párroco también agradeció a Dios y al Obispo y a los asistentes, y dio lectura a la Bendición Apostólica reciba del Papa Francisco con motivo de la Dedicación y la bendición del altar.