padreespejel

Alberto Calderón Ramírez

El obispo auxiliar D. Carlos Suárez presidió, el pasado jueves 17 de agosto al mediodía en la Catedral, la Misa de exequias del P. Francisco Espejel Sánchez; Eucaristía en la que concelebraron los canónigos de la Catedral, además de unos 25 sacerdotes, familiares y cientos de feligreses que abarrotaron el recinto.

El padre Francisco falleció la madrugada el miércoles 16, y posteriormente su cuerpo fue velado en la casa central de las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Pobres: el jueves, sus restos mortales fueron llevados a la Catedral, en donde colaboró los últimos años como canónigo celebrando la Eucaristía y confesando.

En la celebración de la Santa Misa, Don Carlos, en la homilía señaló: “La Catedral es el marco digno y adecuado para la celebración de la vida y la muerte de un sacerdote que vivió intensamente todo el caminar de nuestra diócesis en la mayor parte del siglo XX y parte del XXI, y que cubrió todos los espacios y escenarios habidos y por haber: es lo menos que podemos hacer, reunirnos aquí para representar sacramentalmente a toda la Iglesia particular de Morelia”.

Asimismo, el Obispo Auxiliar refirió que el padre Francisco siempre fue un hombre positivo, activo y cumplidor con su deber; con rasgos de su enfermedad en su cuerpo, pero no en su espíritu. “No es fácil encontrar una persona como él en el ámbito de la existencia humana: un luchador, un trabajador del Reino, un infatigable pastor, igual de ovejas que de cabras, un hombre siempre antiguo y siempre nuevo”, destacó el Obispo.

Luego de la celebración, el cuerpo del padre Francisco fue cremado y posteriormente sus cenizas depositadas en un nicho del templo de Cristo Rey de Morelia.

Pies de fotos.

14-3de3-1,2,3y4. Cientos de feligreses se congregaron en la Catedral para darle el último adiós al padre Francisco.