¿Qué enseñó Paulo VI sobre la Iglesia?

paulo sexto canoniza

P. Pegueros: “¿Qué enseñó Pablo VI sobre la Iglesia?... ¿Por qué el Papa Francisco llama al Papa Montini: “el gran Papa de la modernidad”?... lo saludamos en el Señor…”

Familia González-Mendoza (Ciudad Hidalgo, Mich.).

El domingo 14 de octubre, dentro de dos meses, el Papa Francisco declarará Santo al Beato Paulo VI. Es un verdadero acontecimiento para la Iglesia y el mundo, porque la Canonización significará que hubo un hombre cuya vida cristiana es digna de imitarse y de seguirse, un hombre al que Dios envió al mundo para que colaborara con su plan de salvación y para que nosotros, llamados también a trabajar en ese mismo proyecto divino, pudiéramos tener un modelo y una ayuda en el Cielo.

A la muerte de San Juan XXIII, el 3 de junio de 1963, por todas partes se sintió un vacío familiar; no se trataba de un simple vacío sentimental. El Papa Roncalli tomó el timón de la barca de Pedro y le imprimió un rumbo distinto: convocó el Concilio Vaticano II. Pero Dios lo llamó cuando apenas se había terminado la Primera Etapa. En esos días, la preocupación de todos no era quién sería el sucesor, sino si éste seguiría la obra comenzada.

El Cardenal Montini (que sería el sucesor) dijo en Milán, en la homilía de la Misa por la muerte del Papa: “Juan XXIII ha trazado un trayectoria que será sabio no sólo recordar, sino proseguir”. Fue lo que hizo, cuando pocos días después tomó el nombre de Paulo VI.

La vida entera de Juan Bautista Montini, seminarista, sacerdote, Obispo y Papa, estuvo marcada por su gran amor hacia la Iglesia de Cristo y una admiración apasionada por la tarea que ha venido realizando y realizará en la historia.

Para Paulo VI, Cristo ocupa el lugar central de esta Iglesia que Él tanto ama. Fue la idea que trasmitió abiertamente a los Obispos del Concilio: la Iglesia ha de estar centrada en Cristo el Señor y no en tipo humano alguno de prestigio; una Iglesia parecida a Jesucristo mucho más que una Iglesia importante; una Iglesia que no crea en otro poder que el que proviene de Dios.

El 6 de agosto de 1964, en pleno verano, Pablo VI publica su encíclica Ecclesiam suam (“Su Iglesia”), que desde el nombre está diciendo que el tema de este documento papal es la Iglesia suya, de Cristo. Parece que el material usado por el Papa ya lo había comenzado a reunir siendo Cardenal y Arzobispo de Milán, para un libro que pensaba escribir sobre el tema de la Iglesia que él había soñado tantas veces.

A esta encíclica se le conoce también como la encíclica del Diálogo, ya que en ella Paulo VI propone dos tareas de la Iglesia: el diálogo para promover la unión de todos los que creemos en Cristo nuestro Salvador y el diálogo con el mundo contemporáneo.

Para Paulo VI, la Iglesia debe ser una amiga de la humanidad. Por eso el Papa Francisco nos recordó que Montini es “el gran Papa de la modernidad”.