Demos voto de confianza al nuevo gobierno, Mac

maxresdefault 1Mi querido y apreciado Mac:

¿Qué decir del resultado de esa fiesta cívica que vivimos el primero de julio? Los ciudadanos nos volcamos para votar en las casillas. El resultado fue el que ya se avizoraba en las numerosos encuestas que se daban a conocer por diferentes medios. Los resultados nos permitieron comprender que la democracia funciona, aunque todavía imperfectamente. El ganador logró hacer realidad su sueño después de 18 años de peregrinar a lo largo y ancho de la Patria, ofreciendo su agenda para terminar con los numerosos y agudos problemas que se sufren en este país y que están sin resolver por la apatía de una ciudadanía a la que parecen no importar los agudos problemas que soportamos y por la incultura política que muchos de nosotros no contribuimos a solucionar.

Lo sucedido el 1 de julio muestra un despertar del pueblo que tardó mucho en hacerse realidad. Nos falta mucha cultura cívica, pero con todo y los defectos de la democracia que se vive en México, parece un amanecer muy promisorio para el futuro de las generaciones que vendrán. Ojalá que esta experiencia vivida el pasado domingo sea un amanecer cívico que nos permita vivir en un país respetuoso de la ley y con políticos que vean realmente por el mejoramiento de sus habitantes.

El candidato ganador para ocupar la Presidencia, emocionado por el resultado del conteo de votos y por el apoyo de miles y miles de simpatizantes que festejaron su triunfo, muy emocionado mencionó algunas promesas que, de hacerse efectivas, harán el milagro de lo que él llama “la cuarta transformación”. Si las promesas lanzadas ante los millones de mexicanos se hacen realidad, creo que veremos un cambio positivo para todos los que vivimos en esta hermosa Patria y todos expresaremos nuestra gratitud y respeto al Presidente electo. Señor D. Andrés Manuel López Obrador, si sus promesas se hacen realidad en beneficio de millones de los que vivimos en este país, tenga usted la seguridad de nuestra total admiración y respeto por su desempeño en tan importante encomienda que el pueblo de México le está confiando. Sabemos que Usted se enfrentará a enormes retos en el nada fácil desempeño de su cargo, pero si se rodea de gente con principios y valores incuestionables, que sepan asesorarlo sin ventajas y viendo por el bien da la Patria, su gestión será positiva y recordada por muchas generaciones futuras.

La confianza, la fe de este pueblo está depositada en usted, en los valores que nos dice practicar y en la honestidad que, nos ha manifestado, ha sido la divisa de su vida. Le damos un voto de confianza esperanzado y al final de su gestión –dentro de seis años–, aplaudir y bendecir su desempeño como Presidente de un gran país que depositó su confianza en Usted. Que no quede todo en la apoteosis que millares de gentes le manifestaron la noche de su triunfo, sino que sea el presagio de un nuevo amanecer para nuestra Patria. Que Dios lo bendiga en su delicada labor.

Mi querido Mac, recibe mi saludo afectuoso y el abrazo cálido de siempre. Mac