Bodas de Oro Parroquiales de San Pablo Pejo, Gto.

15 2de4 06

Oswaldo Avalos León

“Gracias, Señor, por habernos mandado a un vicario fijo, de 1942 a 1950, P. Ezequiel Sánchez, quien construyera el templo para gloria tuya y donde el día de hoy nos concedes celebrar el 50º Aniversario Parroquial”. Con este mensaje en la puerta del templo parroquial, celebran 50 años de vida parroquial, consagran su Altar, bendicen el Sagrario y el ambón con solemne Eucaristía, todo esto en la Parroquia de San Pablo, de la comunidad de San Pablo Pejo (Mpio. de Salvatierra), Gto., presidida por el Sr. Obispo Auxiliar de Morelia D. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, concelebrada por el Vicario Episcopal de la Zona IV el P Fr. Manuel Álvarez, OSA, el Párroco P. Antonio Rivera Pichardo, ex párrocos y sacerdotes, hijos predilectos de esta parroquia.

“Al consagrar este altar con el Santo Crisma, el templo se llena del olor de Cristo, así debe oler esta comunidad: a Cristo”, fue el mensaje de Mons. Víctor Alejandro al compartir su homilía, quien resaltó que, con la consagración del Altar, la bendición del Sagrario y del ambón, los arreglos al templo y todos los trabajos para embellecer la casa de Dios donde todos somos hermanos, se preparó bien la comunidad para festejar estas Bodas de Oro Parroquiales. Pero no debemos quedarnos con la idea de que la Parroquia es el templo físico, sino todos nosotros, que somos templo vivo de Cristo vivo. El templo es el lugar donde se recibe la gracia, la bendición de Dios, un torrente de agua viva, y el que beba de esta agua de su interior brotarán torrentes de agua viva.

Al finalizar la Misa, el P. Antonio agradeció a la comunidad el esfuerzo para la restauración del templo y animó a seguir trabajando para seguir embelleciendo ésta que es la casa de Dios y casa nuestra.