ADORACIÓN NOCTURNA alista Jubileo

12 1de1 09Hacia el Jubileo de la Adoración Nocturna en la Arquidiócesis

En vísperas de la próxima Vigilia Diocesana de Tarsicios e Inesitas (a efectuarse en Catedral este sábado 18 de agosto), y ya en marcha los preparativos para la Apertura, en noviembre próximo, del Año Jubilar de la Adoración Nocturna Mexicana (ANM) en la Arquidiócesis (1919-2019), nos informa el Director Espiritual de esta obra, el P. Francisco Javier Martínez Almanza, las acciones que, bajo los lineamientos que ha marcado el Sr. Arzobispo D. Carlos Garfias, se irán dando para su reavivamiento y nuevo impulso en toda esta Iglesia Particular. Además, el P. Martínez Almanza semanalmente, en estas páginas, irá detallando dichas acciones. En seguida, damos a conocer algunos aspectos relevantes:

Estamos dando inicio a una actividad, dentro de la Adoración Nocturna Mexicana titulada “Hacia el Jubileo de la Adoración Nocturna en nuestra Diócesis”. Vamos a cumplir, Dios mediante, 99 años, y damos inicio al Año Jubilar que, con el favor de Dios, en el año 2019 culminaremos con una Celebración, en la cual queremos reunir a todas las personas que, con un gran espíritu eucarístico, puedan disfrutar de los beneficios espirituales de ser adoradores en espíritu y en verdad.

La obra de la Adoración, una de las obras más emblemáticas de nuestra fe, porque es ir al encuentro de Cristo Eucaristía, nos debe motivar a todos, ya que, cuando nosotros estamos frente a Cristo, podemos confiarle toda nuestra vida y que Él sea, como lo dijo en una de sus predicaciones, el que nos consuele, el que nos conforte: “Vengan a Mí todos los que estén cansados y agobiados, que Yo los aliviaré. Aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón. La actividad eucarística tiene diversas formas. La Adoración Nocturna tiene una forma específica: se hace a través de Vigilias, que son la forma propia de expresar nuestro amor a Dios Nuestro Señor. Estas Vigilias están conformadas por horas de turno, que se hacen a través de un Ritual, en el cual ya está establecido qué es lo que en cada turno se va a ir rezando para poder, de una manera unánime, alabar y bendecir a Dios Nuestro Señor.

La Adoración Nocturna nos invita a reconocer a Cristo como Dios; por eso, en el encuentro con Jesús, la Adoración Nocturna va a ser fundamental para que nuestra vida eucarística y nuestra vida pastoral se lleven en una unidad muy grande. El que se encuentra con Cristo (vida eucarística) debe expresarlo en una vida de compromiso permanente, de tal manera que el encuentro con Jesús se manifieste en una responsabilidad pastoral, la cual debe tener como cimiento el encuentro con Cristo Eucaristía.

La Eucaristía, como lo dice el Concilio Vaticano, es la cima y la fuente de toda vida cristiana. Por eso es importante que todos, como adoradores, busquemos encontrar en ella la fuerza, la fuente de todas nuestras labores. Como decía muy bien el Cardenal Don Alberto Suárez Inda: “A la Adoración le podemos confiar todos nuestros apostolados, porque mientras que algunos duermen y otros pecan, los Adoradores oran y suplican a Dios Nuestro Señor”.

12 1de1 08APUNTE HISTÓRICO

En el entonces Arzobispado de Michoacán, el 5 de septiembre de 1919, la primera Sección de la ANM se fundó en el Templo de San Diego, bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, al cuidado de Fr. Marciano M. Medina, OFM, Guardián del Santuario y presidida por el Sr. Franco Zavala. La fundación fue ejecutada por el Sr. Reynaldo Manero, Presidente del Consejo Supremo de la ANM nacional. Fue erigida canónicamente el 18 de septiembre de ese año por el Sr. Vicario Capitular D. José Aldayturriaga, y la primera Vigilia se efectuó el siguiente 12 de octubre. Posteriormente pasa la sede seccional a Catedral en junio de 1924, en cuyo marco se constituye el primer Consejo Superior. Por las vicisitudes de aquellos tiempos de tensión y persecución, la Sección debe de haber suspendido actividades, pues hay constancia de que en 1932 se solicita su re-Eerección Canónica, que se efectuó el 27 de enero de 1932 por el Sr. Obispo Auxiliar D. Luis María Martínez a petición del P. Efrén Urincho y con aprobación del Sr. Arzobispo D. Leopoldo Ruiz y Flores. La Sección, sin poderse precisar la fecha, fue trasladada de nuevo al templo de San Diego. Más tarde, en 1964, se traslada al Templo de Capuchinas, donde permaneció hasta 1989 (al cuidado del P. Joaquín Altamirano), año en que se le traslada al Templo de la Medalla Milagrosa (al cuidado entonces del P. Benjamín Hernández), donde permanece hasta la fecha.

La segunda Sección se fundó en el Templo de Santiaguito en 1981. Actualmente, hay 165 Secciones Parroquiales de la ANM.

Los Directores Espirituales de la ANM Diocesana, a lo largo de estos 99 años, han sido los siguientes Padres: Efrén Urincho (1919-37), Cngo. Jesús Quintana (1937-64), Isidro Lázaro (1964-79), Joaquín Altamirano (1979-1983), J. Socorro Zamudio (1984-2002) y Francisco J. Martínez Almanza (de 2002 a la fecha). En lo que va de este siglo, han sido Presidente Arquidiocesanos los Sres. Francisco Ponce (2000-2012) y Silvino Villaseñor (de 2012 a la fecha).