14y15 1de1 Asamblea Mundial del MFC en Morelia

La XIV Asamblea Mundial de los Movimientos Familiares Cristianos (más precisamente, de la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos , ICCFM, por sus siglas en inglés) se desarrolló del 12 al 14 de julio en la Universidad “Vasco de Quiroga”, de esta ciudad, en la cual unos 350 líderes católicos de 23 países participaron en conferencias, talleres y dinámicas con el objetivo de “apoyar la formación, fortalecer la fraternidad y comunión de los Movimientos Familiares Católicos, para que éstos sean luz de Cristo en sus ambientes”.

Presentación

El miércoles 10 de julio, en Rueda de Prensa, el Arzobispo de Morelia, el Asesor Espiritual del MFC y el matrimonio líder de este Movimiento presentaron a los medios de comunicación las finalidades de esta magna Asamblea.

Mons. Garfias Merlos dio la bienvenida a los participantes y aseguró que es necesario que en todos los ámbitos de la actividad humana prevalezca el diálogo; en particular, señaló: “Buscamos empeñosamente que los matrimonios aprendan a dialogar. Es fundamental enseñar a los matrimonios a dialogar, en lo humano, en lo cristiano y en lo apostólico y desde ahí, poder ofrecer a los hijos un mejor acompañamiento, y una educación y formación más humana y cristiana y de ahí irradiarlo a los demás espacios de la comunidad, de la sociedad”.

Los matrimonios católicos le apuestan a revitalizar desde el interior de las familias a todo el mundo; el diálogo, aseguraron, es el ingrediente principal para evitar, además de la desintegración, otros problemas que aquejan actualmente esta forma de organización básica social: “Buscamos que en la familia haya cambios de actitud, a través de programas específicos –y nosotros contamos con ellos en el Movimiento Familiar Cristiano–, para que, en su medio y su entorno, cada uno de ellos vaya creciendo y mejorando; no vemos otra salida”, dijo Jorge Carrillo, Presidente Mundial del Movimiento Familiar Cristiano.

A través de la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos –se informó–, cada 3 años se reúnen familias de los cinco Continentes para explorar los retos y estrategias que permitan fortalecer el modelo católico de familia desde una Iglesia que actúa y no sólo que observa.

“Nuestra tarea diaria es con las familias, en los diferentes ámbitos, diferentes circunstancias, no solo el tema de los divorciados, no sólo el tema de las madres o papás solos, que caminan con sus hijos. Los movimientos son una expresión de este esfuerzo por acompañar a las familias, no sólo en procesos de formación, que es importantísimo, sino en procesos de atención urgente, pensemos, por ejemplo, en el caso de los migrantes”, comentó el P. Saúl Ragoitia, asesor espiritual del Movimiento Familiar Cristiano.

Este año, tocó a México ser sede y en Morelia fueron anfitriones de matrimonios procedentes de 23 países, quienes celebraron la Asamblea Mundial de las familias en la edición número 14.

Ese mismo día, se dio el encuentro del Equipo de Presidencia Mundial y los primeros participantes de los 22 países, 3 obispos extranjeros (Tailandia, Filipinas y USA), 22 sacerdotes y 165 extranjeros, en Visita a la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, der Pátzcuaro, donde fueron recibidos por el Abad P. Leopoldo Sánchez Pérez, y pudieron visitar el mauseoleo del Primer Obispo de Michoacán D. Vasco de Quiroga.

JV1A5460 FILTres días intensos

El viernes 12, en el Auditorio “Ing. César Nava”, de la UVAQ, se efectuó la Misa Concelebrada de Apertura fue encabezada por Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia, junto con obispos y sacerdotes de otros países que impulsan a la Confederación Internacional de Movimientos Familiares Cristianos.

En seguida, vendría la primera de las tres ponencias magistrales –conforme al método “Ver, Juzgar, Actuar”–, titulada “Nuevas realidades de la familia: evolución natural o estrategia” (Ver) a cargo del Dr. Rodrigo Guerra López.

Más tarde, el Informe de los Movimientos Familiares Cristianos de África (por Mike y Margaret Moyo, de Blantyre, Malawi).

Luego, vendría la Segunda Conferencia, denominada “Ante la realidad de la familia: victimas, cómplices o protagonistas del cambio a la luz del Magisterio de la Iglesia” (Juzgar), a cargo de Mons Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey y Presidente de la CEM.

Seguirían los Informes continentales. Primero el de Asia (por Lukose y Anita Vallatharal, de Bengalore, India), que dio una panorámica de los MFC en aquella región; entre otras cosas, señalaron que no se ha extendido aún más debido a ciertos obstáculos, como las persecuciones religiosas, nacionalismo extremo o el ateísmo militante.

Y luego, por Latinoamérica, los Presidentes de esta región, el matrimonio paraguayo de Alicia y Marcos Álvarez Quiñónez, dieron a conocer a varios de los directivos nacionales del MFC, allí reunidos, entre ellos los de Honduras y Colombia. En total, asistieron seis presidentes de los 18 países latinoamericanos del MFC.

Alicia y Marcos dieron también un breve resumen de su trabajo a nivel continental: “El centro de nuestra misión es la persona. El objetivo general, trabajar por la unidad latinoamericana. Entre las líneas de acción, los valores de la unidad, la integración y el Proceso de Beatificación del P. Fundador del MFC (P. Pedro Richards)”. Por unidad, en particular, se entiende “un valor que nos hace uno como Movimientos: uno en la parroquia, uno en la Diócesis, uno en Latinoamérica, y uno en la Iglesia Universal”, señalaron.

Ese día también se eligió a los nuevos Presidentes Mundiales: Pip y Wilma Encina, de Filipinas. Ese día se oficializó la integración de nuevos miembros de la ICCFM: Italia, el Movimiento Formación para Padres en EE UU y el Movimiento “Familias Unidas en Gozo del Espíritu Santo”, también de los EE UU.

El sábado, el P. Saúl Ragoitia (sacerdote de la Diócesis de Querétaro), quien expuso la tercera Ponencia, titulada “La familia, llamada a la santidad” (primera parte de “Actuar”). Entre sus puntos sobresalientes, están la invitación a los oyentes a: describir el perfil de una familia que camina hacia la santidad y en su hogar brilla la luz de Cristo; listar las características del MFC, para que, como instrumento de formación, sea verdadero camino para la santificación de las familias; analizar cuáles tienen que ser nuestras líneas de acción integrales, en mi país, para dar respuesta a las necesidades de las familias de hoy, en la búsqueda de la santidad...; como dirigentes del MFC, cuáles deben ser nuestras formas de ser y actuar para que sus miembros puedan vivir la Doctrina Social de la Iglesia en la sociedad”. A continuación, se haría un Taller para reflexionar sobre la Conferencia.

La segunda Conferencia de “Actuar”, denominada “Que en cada hogar brille la luz de Cristo”, corrió a cargo de Miguel Ángel y Eva Almendro, presidentes diocesanos del MFC en la Arquidiócesis de Toledo, España, a cuyo término vendría otro Taller.

Después de compartir los alimentos, la tercera Conferencia del “Actuar” fue la llamada “los MFC, instrumentos de santidad”, expuesta por Elma y Nop Muangroot, de Tailandia, seguida de Talleres por grupos.

Finalmente, vendría el Informe continental de Europa, a cargo de Cristina y Balasz Menessi, de Hungría

El domingo, entre las numerosas conclusiones de las sesiones de reflexión, se pidió que los Movimientos Familiares Cristianos sean instrumentos de formación, que promuevan el estudio (se enfatizó en el empleo, a este efecto, de las nuevas tecnologías), la oración, la comunidad y la hospitalidad, y ejercitando entre sus miembros la comprensión y el perdón y la ayuda a los más necesitados.

Luego, vendrían los Informes mundial y de Norteamérica (por los matrimonios de Rosalinda y Jorge Carrillo y Wilbur y Juanita Hooker, de EE UU, respectivamente)

14y15 1de1 16 FIClausura

En la Eucaristía de clausura, presidida por el Arzobispo de Morelia Arzobispo † Carlos Garfias Merlos, el Pastor diocesano resalto, “Hoy reunidos en torno al altar del Señor, culminamos y damos gracias a Él por todos los frutos obtenidos en este encuentro de gracia y de alegría familiar”.

Recordó a todos: “Queridos matrimonios y familias del Movimiento familiar Cristiano, la caridad o Amor es decidir estar atentos a las necesidades de los demás: necesidades espirituales y corporales. Las espirituales: enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar las injurias, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos de los demás, rogar a Dios por vivos y difuntos. Las corporales: dar de comer al hambriento, dar techo al que no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y presos, enterrar a los muertos, redimir al cautivo, dar limosna a los pobres”.

Y añadió, “decidir hacer estas formas de amor por servicio, no por propia satisfacción. Hacerlas por amor a Dios, no por quedar bien o por sentirnos bien nosotros mismos. Hacerlas porque vemos la imagen de Dios en quien necesita nuestro servicio. Esa es la diferencia entre altruismo o filantropía y Caridad Cristiana. Que todo los vivido en estos días les lleve a decidir amar a su esposo o esposa, a sus hijos, a los mas cercanos y a los más lejanos, sobre todo en los momentos difíciles o más adversos”.

“Queridos hermanos participantes de esta XIV Asamblea del MFC que uno de los frutos de esta Asamblea sea la práctica de la caridad en sus hogares, en sus grupos y en todo el Movimiento……María, nuestra Madre y Señora nos ayude a todos para que la caridad cristiana sea signo del MFC para que siga siendo esa Comunidad formadora de personas y cumpla su misión evangelizadora de construir en las familias y en la sociedad, la paz que Cristo su Hijo nos dejó. Así Sea”, concluyó.