Domingo 21 de Diciembre DIA DEL SEMINARIO "gracias por tu aportación y oraciones"

Fiesta del Señor de la Misericordia en San Lucas

 14-1de4-2

Alberto Calderón Ramírez

“Los felicito porque celebran esta fiesta con fe. Es una dicha tener fe y un regalo de Dios pero también es una responsabilidad alimentar y vivir nuestra fe día con día”, dijo el Obispo Octavio Villegas a los cientos de feligreses que se dieron cita el pasado domingo 17 de marzo para celebrar la fiesta del Cristo del Señor de la Misericordia, que se venera en la comunidad de San Lucas, municipio de Jerécuaro, cede parroquial de la Parroquia de Santa María del Pueblito.

Al mediodía, la explanada de la ex Hacienda de San Lucas se llenó de feligreses que llegaron de diversas comunidades de la Parroquia, así como de México, Querétaro y los Estados Unidos, para honrar al venerado Cristo del Señor de la Misericordia, que tiene su festividad en las semanas previas a la Semana Santa. En la celebración, el Obispo exhortó a los parroquianos a creer firmemente que Dios los ama, ya que –dijo– “lo más importante que debemos creer en nuestra fe cristiana es que Dios nos ama, y porque nos ama nos mandó a Jesús, que es el centro de nuestra vida; Él nos habla del amor del Padre y nos demuestra su amor muriendo por nosotros”, resaltó.

Explicó también que la misericordia de Dios consiste en que condena el pecado, pero no al pecador, porque Dios no quiere el pecado; al que comete el pecado nunca lo condena, ese es el amor misericordioso de Dios”, resaltó.

Finalmente el Obispo exhortó a los fieles a seguir luchando contra el pecado, y los motivó a que cuantas veces sea necesario se acerquen a la reconciliación, para recibir el amor misericordioso de Dios que nos perdona.

En el marco de la celebración, el Sr. Cura de la Parroquia, P. Francisco Xavier Arana, anunció que muy pronto se colocará la primera piedra de lo que será el nuevo templo parroquial, e informó que ya se han empezado los trabajos, con las bardas perimetrales del terreno que será destinado para la construcción.


 

 

Fiesta Anual de la Legión de María (ACIES)

14-2

Alejandro Sáyago Rodríguez

El pasado domingo 17 de marzo, en el Auditorio “Padre Francisco Sierra Nieto”, anexo a la Parroquia de la Inmaculada de Morelia, se llevó a cabo la fiesta anual de la Legión de María (ACIES) en donde los Legionarios se consagran para un año más de servicio y agradecen a la Santísima Virgen su intervención en la obra de la salvación. En esta fiesta mariana participan todos los praesidia de Legionarios de nuestra Diócesis de Morelia. Las actividades de preparación iniciaron desde las 10:30 de la mañana, en donde se cantó el “Himno al Espíritu Santo”; posteriormente se hizo la invocación al Espíritu Santo y el rezo del santo Rosario. Posteriormente se prosiguió con una reflexión preparatoria en donde los Legionarios realizaron su preparación individual y colectiva. Al término de esta reflexión se hizo la exposición del Santísimo, la cual presidió el P. Martín Barbosa, Párroco de la Inmaculada (cabe mencionar que por causas de fuerza mayor el Director encargado de la Legión de María, P. Martín Quintana, no pudo asistir y en su lugar estuvo a cargo el P. Barbosa). Más tarde, el P. Martín dio una reflexión acerca del “Año de la Fe” y luego se llevó a cabo una Santa Misa que estuvo presidida por el P. Eduardo Corral Merino, a quien invitó a todos los reunidos a seguir siendo cristianos, siguiendo a Jesús en la dinámica de la salvación. Después de la Santa Misa, se regresó al auditorio en donde se dio el informe anual de actividades del Comitium del Sagrado Corazón de Jesús y se finalizó con un convivio.


 

 

Representación de la Cena Pascual Judía

14-3de4-3

Alberto Calderón Ramírez

Con la participación de más de 70 personas, se llevó a cabo la representación de la Cena de Pascua Judía, que organizaron las Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad, la cual se llevó a cabo el pasado jueves 14 de marzo por la tarde, en su casa de la calle Corregidora de Morelia.

Desde hace algunos años, con la finalidad de evangelizar y dar a conocer las tradiciones antiguas, e introducir a las personas a las vivencias de la Semana Santa, estas Religiosas se esfuerzan en organizar la Cena de Pascua Judía, en la que –según explica la Hermana Beatriz Ruiz Rodríguez, coordinadora de este evento– tiene como finalidad conocer las raíces de la fe. “Llevamos todo un proceso para tratar de dar a conocer lo que era la Cena de Pascua Judía, que Jesús celebró con sus discípulos; y tratamos de darle el enfoque cristiano, donde se explica a través de los pasajes del Antiguo Testamento –específicamente el Libro del Éxodo– cómo era la Cena de Pascua. Después vemos como en la Última Cena, Jesús les fue dando sentido diferente a algunos ritos; y en la tercera fase ya encontramos la parte de la Misa, que es la Cena que nosotros celebramos todos los días”, explicó la Religiosa.

Durante este evento, que duró más de dos horas, en la que se comió el cordero sin sal, los panes ácimos, sin levadura, y las yerbas amargas, como lo hacen los judíos, se contó también con la presencia de dos Sacerdotes, uno de ellos, el P. Fernando Trujillo, fue el encargado de dirigir algunos ritos en la celebración.


 

Vivan siempre en el Corazón de Jesús

14-4

Dulce María Torres Murillo

Con una Celebración Eucarística oficiada el pasado viernes 15 de marzo, las Religiosas de la Congregación del Sagrado Corazón y de los Pobres festejaron el 50° aniversario de dos de ellas: la Hna. Carmen Ortiz Heredia y la Hna. Agripina Contreras Maldonado, quienes estuvieron acompañadas de amigos y demás Hermanas de la Congragación.

La Santa Misa se efectuó en punto de las 7 pm, en la Capilla de la Curia Diocesana, y fue presidida por el P. Leopoldo Sánchez Pérez.

En la homilía, el Padre Polo dijo: “Son 50 años de alianza. Hace 50 años hicieron un pacto con el Señor de caminar juntos, 50 años de ser conducidas por Él, llevadas de su mano. Celebrar 50 años es celebrar la fidelidad de Dios. Celebramos que el Señor ha sido y es bueno con ellas. Son 50 años de esfuerzo, de lucha día a día, pero también de gratitud. Ellas están en el Corazón de Jesús, y quien vive en su Corazón debe hacer el bien, y aunque existen momentos de tristeza, debe vivir en la alegría, debe ser perseverante en la oración y esmerarse en la hospitalidad, pues quien ama acoge a los demás.

Vivan cada día más con mayor intensidad en el Corazón de Cristo, y que el suave olor de la bondad acompañe a quienes hacen el bien”, concluyó.