21 2de4 2

La familia siempre ha sido nuestra primera escuela de principios y de valores, pero, ante tantos problemas, en los tiempos actuales es necesario que los padres vuelvan a asumir esa función tan importante, declaró don Enrique Díaz, obispo auxiliar de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, luego de administrar el Sacramento de la Confirmación a 150 niños de la Parroquia de Santa María Buena Vista, municipio de Contepec, Mich.

Las familias de ustedes, dijo, deben ser como la de Jesús, María y José, la Sagrada Familia: ir al templo, enseñar valores como el respeto, la justicia, la libertad, vivir el amor conforme la voluntad de Dios.

Pero, ¿ustedes qué les están enseñando?

Muchos no les enseñan nada, por no haber buenas relaciones entre los padres, o no existe una comunicación que transmita lo que quisieran que los hijos aprendieran. Es común que los niños se la pasen comiendo papitas, tomando Coca-Cola y viendo la televisión, que es mala educación. Algunos padres de familia presumen que sus descendientes van o fueron a la universidad, lo que no es garantía de una educación sana. A veces lo que aprenden es a corromperse, dijo.

Los hijos de ustedes, añadió, deben aprender a ser obedientes, y a tomar decisiones propias con sentido de responsabilidad, para que sean libres cuando crezcan.

Algunos niños dicen: “si soy fruto del amor de mis padres, no veo que ellos se amen”. Entonces, cuiden mucho que ellos no se pierdan en los vicios, o en otras cosas que los aparten de Dios. Que aprendan a ser libres, no libertinos. Discernir entre el bien y el mal, agregó.

En el mismo día de la fiesta, 27 de diciembre, once niños ingresaron a la Iglesia Católica mediante el Sacramento del Bautismo, informó el párroco, P. Felipe Morquecho.

 

Adrián Cirilo Amado